NACIMIENTO

Quiero compartir con vosotros este asombroso verso escrito por León Felipe en 1958 que contiene la esencia de Anatheóresis.

 

Fernando Martinez Amaya.

NACIMIENTO

 

Afina bien ahora tu memoria:

 

había que llevar la cuenta de las sombras.

 

¡Acuérdate¡

 

El día tenía veinticuatro noches y las noches no se medían con el sol

ni con el gallo ni con el esquilón de las ermitas.

 

Había que contar las mareas y las lunas…

 

Había que llevar la cuenta de las sombras de algún modo…

 

¡Acuérdate¡

Y comenzaste a contar las sombras con tu llanto.

 

Tu llanto rimó con la corriente de la sangre donde ibas flotando y navegando…

 

Lloraste hasta taladrar la roca de la cueva que golpeaba el mar,

hasta abrir una puerta en la carne dura del mundo…

 

¡Acuérdate!

 

Aquel día entro el sol a buscarte con una rosa de fuego

en la mano para desposarte con la luz.

 

Fue el día glorioso de tus primeras bodas…!Acuérdate¡

 

- No me acuerdo. ¿Y cuándo ha sido esto?

 

- ¡Oh, condición del hombre, sin memoria, sin ojos y sin sueños!

 

Fue, será… ¡Está siendo!…

 

Es el eterno nacimiento, (y se gana la luz desde el infierno).